miércoles, 17 de agosto de 2011

Reto #30libros Día 6: Uno de un Nobel



La Perla de John Steinbeck es uno de los libros que más me ha impactado en la vida. Es breve, cruel y doloroso. Como una cachetada. Habla de cosas enormes desde lo más pequeño, de lo que nos es común a los seres humanos, de lo que somos capaces. Todo lo que amo de la literatura está en este libro, la sencillez, el roce, la belleza, la furia. Si tuviera que dar un consejo, a quienes no lo están pidiendo, sería leer este libro antes de que sea muy tarde y el cinismo nos alcance.


1 comentario:

JohnManuel Silva dijo...

En mi familia (y es una familia grande) nadie lee. Siempre he querido que mi hermano lea, pero nada; hasta hace un mes cuando él mismo me pidió un libro de mi biblioteca. Siempre he querido que mi papá lea algo, pero nada, nunca ha querido. Siempre he querido que mi mamá lea: le regalé Cuando quiero llorar no lloro, y no pasó de dos páginas, luego le pasé Como agua para chocolate, y nada. Finalmente, un día lo intenté con La Perla, de John Steinbeck, y a los días me dijo “Coño, carajito, que vaina con ese niño Coyoyito, qué duro ese libro, se me salieron las lágrimas”. Nunca la corregí, nunca le dije que era Coyotito. Creo que fue Borges quien dijo una vez que aquellos que citaban libros con errores son los que realmente se los leyeron, los únicos a los que realmente les llegó el libro, tanto, que lo hicieron suyo.

De Borges también aprendí que la literatura, no importa que tan intelectual o compleja sea, no importa que trate de los más importantes temas de la vida, la gran literatura siempre, siempre, pero siempre le llega a las personas comunes, a aquellos que no tienen tiempo para leer “el lenguaje yuxtapuesto de análisis perpendicular desde una perspectiva posmoderna y deconstructiva”, y eso es lo que me mata de La Perla y de todo Steinbeck: la simpleza, eso que bien dices: “la sencillez, el roce”, lo mismo que me pasó cuando leí Historia universal de la infamia, un libro del mejor autor latinoamericano del siglo xx que siempre me pareció un simple libro de aventuras. Desde eso aprendí algo: si el mejor autor del siglo no me aburre, ¿por qué voy a permitir que venga algún bolsa ‘posmoderno’ a ladillarme con un libro innecesariamente complejo?

En fin, que este comentario ya está más largo que el post, y que qué maravilla que también te guste La Perla.

PD: mi papá sigue sin leer :-S