jueves, 11 de agosto de 2011

Reto #30libros Día 1: uno que leyó de una sentada



En honor a la verdad verdadera, he "leído leyendo" la saga de Harry Potter desde que el protagonista era un pre púber que soñaba con serpientes bajo las escaleras de la casa de sus tíos. Todos los libros me los leí de una sentada, pero para el primer día de este reto de los #30Libros debo citar la noche en que leí como una posesa “Harry Potter y las Reliquias de la Muerte”, básicamente porque habían pasado siete años desde el primer libro y ya yo era, cómo decirlo, ¿una señora mayor?
Una tipa con tarjeta de crédito, un trabajo exigente, una licenciatura, un postgrado y sellos en el pasaporte, había amanecido en su sofá llorando como una niñita mientras acunaba un libro de ochocientas páginas. Lloré hasta que caí en cuenta de que ya era de día y tenía  que ser grande otra vez.

La prueba de mi desvelo en los comentarios de este post del 2007 Harry Potter: Speak Spanish

2 comentarios:

Pablo Sánchez Noguera dijo...

(#yoconfieso que casi me lo leí de una sentada... pero no llegué a tanto, sí dormí y respiré antes de comérmelo... total identificación con tus letras)

sam.aretuo dijo...

Recuerdo que The Phillosopher's Stone fue el primero de la saga que leí de una sentada, pero el que más sufrí fue The Order of the Phoenix. Acababa de salir en el 2003 y se lo encargué a mi mamá que había viajado. Yo estaba de vacaciones y tenía 16 años. Comencé a leerlo temprano una mañana y terminé de leerlo al otro día a las 3 de la mañana encerrada en el baño llorando. Me había enterado de la muerte de Sirius. Fue terrible. Yo me relacioné mucho con la historia de Harry y que muriera el único familiar que le quedaba vivo y que se interesaba por él, me destrozó.

Recuerdo que finalmente me fui a la cama a las 4 de la mañana y al despertar pasé todo el día desanimada y hasta de luto (sí, ríanse). Lo bueno fue que a los pocos días mi mejor amigo pasó por lo mismo y pudimos hacernos compañía.

Qué rico que un libro te mueva tanto...