miércoles, 19 de marzo de 2008

Facebook o El Fin del Amor (I)


Cual Fukuyama caribeña me aventuro a predecir (o a llover sobre mojado) el fin del amor tal como lo conocemos. Esta generación ha despachado por la puerta trasera una de las motivaciones más grandes de los seres humanos en materia amorosa: el misterio.

Para el amor en general es el fin de mejores tiempos. Ya venía sospechando el impacto de la tecnología en las relaciones humanas, cuando una amiga me contaba de la comunicación de las parejas que tenían teléfono en la época del monopolio Cantv:

Lunes

-¿Aló? ¿Por favor con fulanito?

-No mija él no está

-Gracias, dígale que lo llamó sutanita

Martes

-Aló buenas tardes, se encuentra sutanita

- Acaba de bajar al abasto, ¿le quiere dejar un recado?

-Si, que fulanito quiere hablar con ella

No era sino hasta el miércoles o jueves que los enamorados hablaban dos minutos para acordar la cita a la que llegarían puntuales y sin falta, porque no había manera de disfrazar el embarque con mensajitos de texto. Sin dramas, sin histerias, sin “síndromes de la máquina contestadora”, sin mentarle la madre a la operadora de Movilnet.

Pero para las mujeres en particular la evaporación del misterio es una pérdida invaluable. Porque no hay ilusión que resista el “instante cero”: todo dicho, todo explorado, todo vivido, todo mostrado y apaguen la luz. Algunos, de hecho, lo llaman “matrimonio.”

Nosotras hemos perfeccionado por siglos de manera inconsciente prácticas de seducción para perpetuar la especie y disfrutar del amor. Pero estamos a punto de encestarlo en la basura con sólo un click.


Continuará...

6 comentarios:

Proserpina dijo...

No puedo concordar más contigo. El esfuerzo del cortejo, o la estrategia de la conquista está perdiendo terreno ante un encuentro prosaico, definido por la tecnología. Digamos que se ha prostituido demasiado el efecto "comunidad".

Excelente metáfora-sátira la de Fukuyama. A lo que pregunto: ¿De acabarse el amor, no se acabaría aún más rápido la historia, y por silogismo, el hombre?

Un gran saludo de la hija de Démeter y esposa de Hades,

Perséfone

flequillo dijo...

nada más cierto....

p.d: ponte a trabajar en la tesis!
p.d2: como yo .. cualquier excusa es buena para dejar pensar en ella un rato... jajajaja

un besito

Jeanfreddy El Irresponsable dijo...

Quiero ya la continuación.... (suspiro y emoticón)

La Perfecta dijo...

digo yo, ¿como hacían esas mujeres de antes para esperar pacientes en la heladería acordada?
Sin mensajito de confirmación de "voy saliendo". El segundo msjito "estoy llegando, dond estas?"
¿Como hacían? YO, tranquilamente, me muero de desesperación y angustia

hijo dijo...

no todo es tan malo, nina. por ejemplo acostumbrarnos al messenger y al "mnsag d text" conllevó a acostumbrarnos al silencio, a la pausa entre frases y oraciones.

esto se traduce en dos cosas q no me parecen ni malas ni feas:

1)aprendemos a decir las cosas concretamente. evitamos rodeos y eventualmente desarrollamos códigos de pareja, indescifrables para otros.

2)al estar frente a frente durante esos primeros días de la relación, se generen silencios semi-incómodos que te empujan a besar.

si el amor se muere no es culpa ni de fukuyama ni de zuckerberg. si se calla el cantor, la culpa no es del ingeniero de sonido, creo yo.

PD: ojo, contrario a lo que parezca, odio al feisbuc y odio a la gente que muere por él. odio las relaciones a distancia y odio al no poder soportarlas.

odio, la nueva fragancia de paco rabanne

LuisCarlos dijo...

Afortunadamente ese viejo librito de Fukuyama ya fue abofeteado por el mismo peso de la historia que nosotros protagonizamos.
Esta es la recuperación del genéro epistolar, de las cartas y los mensajeros, de la palabra escrita y los mensajes pensados (claro que eso deja desnudos y sin armamento ni escudo a los que no saben escribir).
No sé cómo continuará esta serie (ni si los comentarios lo afectarán en algo), pero el amor se ve más bien recubierto de un aura de transparencia gracias a las mentadas tecnologías.
¿O es que para qué otra cosa sirven Facebook y las Bitácoras si no es para saber cómo le va al ex novio o cuáles son los antecedentes de esa persona con la que te lías?