lunes, 24 de noviembre de 2008

Asesoría mínima para un candidato en desgracia

Con todo lo presuntuoso y desagradable que puede ser decirle a alguien lo que tiene que hacer

Sr. Julio César Reyes

ExCandidato a la Gobernación del estado Barinas

Presente.-

Nosotros no nos conocemos. De hecho, apenas supe que usted era alcalde de la capital de Barinas, hace poco más de tres meses cuando inscribió su candidatura para ser gobernador del estado contra el propósito del dedo índice del presidente del PSUV, es decir, como disidente. Sabrá disculpar a mi memoria. Nunca su nombre me pareció demasiado trascendente, hasta la noche del 23 de noviembre, cuando todos los reportes decían que le estaba arrebatando al chavismo, ni más ni menos, que la niña de los ojos de Hugo Chávez: su tierra natal.

Las sorpresas de la noche del domingo de elecciones anduvieron en varias direcciones. Primero, saber que la disidencia chavista podía hacerse con el puesto del “Maestro Chávez”. Pero la segunda sorpresa no fueron los resultados, (cualquier pronóstico puede ser equivocado, no sería la primera vez) sino el porcentaje que separa su candidatura de la del ganador: 5,05 puntos porcentuales. No es una bicoca. 5,05% no se remonta fácilmente. Pero, además, 5,05 puntos porcentuales no generan un rumor tan fuerte veinte minutos antes del primer boletín de resultados. Al final de esa noche, escuche a Tibisay en cadena nacional, pensé en usted como quién ve el reflejo de un relámpago y me acosté a dormir.

He vuelto a tener noticias suyas. Lleva una denuncia de fraude en la garganta. Lo principal que debe saber es que no es el primero, ni será el último. Cantar fraude es casi un deporte nacional desde que se nos ocurrió adoptar la democracia como modelo. Muchas carreras políticas han llegado a su fin llevando en la mano alguna “prueba irrefutable de fraude” que no es ninguna prueba nada. En este punto es importante que no piense ni por equivocación en el caso de Antonio Ledezma, esa tendencia necrofílica de los caraqueños tiene otras causas y otros culpables, que no vienen al caso.

Lo segundo, es que aún cuando los venezolanos nos hemos venido familiarizando con el Sistema Automatizado de Votación, son pocos los que saben cómo funciona internamente y todavía menos los interesados en saber, habiendo tantas cosas por aprender en la corta vida. Si la máquina refleja e imprime el comprobante de voto con la opción marcada y las actas totalizadas coinciden con los resultados de las urnas en la auditoría ciudadana, nos damos por bien servidos.

Así que resulta bastante inconveniente formular una denuncia de fraude en términos tecnológicos que nadie termina de entender por el solo hecho de que no nos interesa. Tampoco es buena idea hablar de porcentajes ni de fórmulas estadísticas, primero porque es aburridísimo, pero sobre todo porque para ningún sistema judicial constituye una prueba de absolutamente nada. Las estadísticas pueden ser proyecciones, aproximaciones, fantasías, hasta poemas: nunca pruebas.

En la empresa laboriosa de probar un fraude electoral tendrá que tener en cuenta algunos aspectos de forma y hágase el favor de hacerme mucho caso: no se junte con la oposición. Si hay gente pavosa en esta tierra de gracia son los invitados habituales de Globovisión, en especial para los chavistas disidentes, véase en ese espejo con soles llamado Raúl Isaías Baduel. Conserve la calma y la dignidad. Aférrese a la razón, pero muy especialmente AFÉRRESE A LAS ACTAS

En Barinas hay 414 centros de votación con 1000 mesas, cada una con su máquina, cada una con su acta de votos totalizados, desde luego. Ésas, entiendo, las debe tener, justo ahora en su poder, TODAS. Si le faltan dos o tres no se angustie demasiado, pero si le faltan varias es usted un bolsa, porque si había alguien que debía tener testigos bien entrenados en absolutamente todas las mesas era justo aquel que competía contra el hermano mayor del Presidente… en la tierra del Presidente.

Recuerde que las actas se imprimen ANTES de transmitir los resultados y se comparan con los comprobantes en las urnas. Posteriormente el CNE deberá entregarle una copia magnética de los resultados que llegaron al Centro de Totalización desde Barinas, donde constan los datos ACTA POR ACTA, MESA POR MESA. Cualquier discrepancia entre los resultados que imprime la máquina (los que usted tiene en la mano) y los resultados que llegaron al Centro de Totalización son una buena razón para impugnar resultados y una PRUEBA de que algo irregular sucedió en la transmisión o de que faltaron mesas por contar.

Ahora, tome las actas originales, sume sus votos y los de su adversario. Si usted, honestamente, aquí entre panas, ganó esas elecciones aunque sea por un voto, tatúese los resultados acta por acta, saque diez millones de copias de su juego de pruebas y repártalo, pídale a la gente que lo sume (a nadie le interesan las estadísticas ni los tecnicismos pero todo el mundo tiene una calculadora en el celular), súbalo al Internet y espere la ola expansiva; consígase un abogado aguerrido que impugne los resultados ante todas las instancias sin intimidarse por la falta de legislación en materia de voto automatizado o las peripecias del Poder Judicial; no suelte las actas, duerma con ellas, conviértase en la peor pesadilla de la familia Chávez: sea su propia verdad. Cobre.

Pero, si usted, honestamente, aquí entre panas, perdió esas elecciones aunque sea por un voto, tenga la bondad de conseguirse otro trabajo.

Atentamente,

Nina



Pd: Favor cambiar datos y reenviar a candidatos en situación similar

viernes, 21 de noviembre de 2008

domingo, 12 de octubre de 2008

i can´t live with you but i can´t live with out you

A las cuatro de la mañana del día de su cumpleaños debe recibir mi llamada. No a las doce, ni a las siete, a las cuatro. Si no es de madrugada y no la despierto, no tiene ningún sentido. Llámese “día de la raza”, “encuentro de dos mundos” o “resistencia indígena” para mí el 12 de octubre se parece a un personaje de ficción.

Como suele ocurrir con quienes tienen una estima superior por sí mismas, todo lo suyo es magnificente, gigante, grande y exagerado. Como sus gestos y sus afectos. Como sus ideas y sueños. Como si la hubieran delineado guionistas psicóticos de algún estudio de cine independiente. Como la explosión rítmica de “A Day in the Live”, no la soportas, pero no puedes dejar de escucharla.

Después de tantos años, no hemos tenido otro remedio que amarnos. Con el amor tranquilo de las amistades que se cultivan en el tiempo y se fortalecen en las adversidades. Por lo general no estoy de acuerdo con nada de lo que hace, pero la apoyo en todo lo que decide hacer. Emprende tareas imposibles pero me conmueve su ímpetu, me convence su verbo encendido y vigoroso. No hay batalla que quiera perder, ni batalla que no decida luchar.

Si alguien puede tener la razón todas las veces, es la dueña de este post: ¡¡FELÍZ CUMPLEAÑOS AMIGA DE MI ALMA!!

lunes, 6 de octubre de 2008

“I have a dream” (with Obama)

No es la primera vez que sueño con políticos, pero sí la primera vez que sueño en inglés, y eso que ni siquiera hablo medianamente bien el idioma.

Venía yo saliendo de la biblioteca pública de Nueva York y un Mercedes negro se estaciona diagonal a la acera, justo frente a mí. De la puerta trasera izquierda aparece el candidato demócrata vestido de traje y justo antes de que lo comiencen a rodear los escoltas le extiendo la mano:

- Hi, i´m from Venezuela
Él sonríe y pregunta:
- And, American?
- Yes
- No, I always know to where the people belong

Luego saqué la cámara de mi bolso e intenté tomarle una foto pero el lente retrocedió a falta de pilas. Justo dos horas antes de este episodio, lo había visto de lejos en Caracas.

Hipótesis y preguntas:
1. En la pauta de ayer mi cámara se quedó sin baterías, es eso o que mi vida necesita un "change"
2. Debo dejar de leer el periódico en las noches y aprender inglés.
3. ¿Estoy prediciendo resultados electorales y me voy a ganar la polla de las Regionales?
4. ¿Si solicito la Visa me la van a aprobar o a negar? No entendí.
5. El punto 5 perdería importancia si puedo tele transportarme, ¿no?
6. ¿Acaso alguna vez tendré la nacionalidad norteamericana? ¿La querré?
7. ¿Mi pitiyankee interna hace estragos con mi subconsciente?
8. ¿Tengo un fetiche con presidentes apuestos?
9. Si estoy en Nueva York, ¿qué hago en la biblioteca? ¿Nunca voy a dejar de ser una galla?
10. ¿Obama no sabe que América también es LATINA? Mi América, Tú América, Nuestra América.

Necesito vacaciones

viernes, 12 de septiembre de 2008

¿Arrastrada yo?

Las dos cosas que más me molestan en la vida son que me comparen y que me arranquen las cosas de la mano sin permiso. Por eso, cuando a las 7:30 de esta mañana, el señor parrillero de la moto, atracador de profesión, se asió del asa de mi cartera, fue tanta mi arrechera que no la solté.
Me fui con ella. Corrí con los tacones. Se me salieron. Fui a dar al piso, no la solté. Me arrastraron una cuadra, aferrada. Quizá los sorprendí o los aterroricé pero soltaron la cartera y se fueron.

No sé realmente porqué lo hice, ni si lo volvería a hacer, pero todos los rasgos de mi personalidad quedaron estampados en ese tramo de asfalto. Estoy magullada pero orgullosa de mi estupidez. Yo gané. Y habría ganado aunque se hubiera perpetrado el robo porque no me voy a permitir tener más miedo del natural, ni mirar de reojo a todos los negritos en moto. Ahora mucho más pila y punto.

Mi cartera es mía, mi ciudad es mía. Yo gané.

Además, salvé a los pobres tipos del fiasco de su vida, ¿diez bolívares en efectivo, un celular descontinuado, un monedero inútil porque las tarjetas se bloquean, una agenda de colores, Manhattan Transfer y dos bolsitas de te? ¡¡Por Favor!!

viernes, 29 de agosto de 2008

Adivinanza

Más inútil que un fiscal de tránsito
Más patético que político de oposición
Más impopular que Luís Tascón
Más desubicado que sifrino en La Concordia
Más afeminado que el buró de Primero Justicia
Más miserable que Mario Silva
Más patán que William Lara
Más peligroso que la abstención

Claro que su escudo es un corazón

jueves, 10 de julio de 2008

Cuentas

Un intento de “presunto fraude”, como les gusta llamarlo

Seis meses sin usuario electrónico para mis transacciones por Banesconline

Tres visitas a la sede de Banesco El Chorro

Una a la sede de Banesco Santa Teresa

Una a la sede de Banesco Santa Fe

Cinco requerimientos solicitando me sea restituido el bendito usuario

Doce llamadas telefónicas al 5011111 “grabadas por mi seguridad”

Siete llamadas telefónicas al 5011414 “grabadas por mi seguridad”

Más de cuarenta y cinco intentos de ingresar al sitio online

Un promedio de cuarenta operadores telefónicos que no logran resolver el problema y transfieren mi llamada a la “dependencia correspondiente”.

Treinta preguntas de seguridad

Veintinueve respuestas correctas

Una incorrecta que me fastidió más la vida

Un millón de horas-mujer en colas de banco para transferir dinero entre mis cuentas, a terceros, pagar servicios y la tarjeta de crédito EN PLENO SIGLO XXI

Y una arrechera kamikaze que va creciendo dentro de mi, poco a poco, irremediablemente, hasta el día en que decida implosionar mi humanidad en el adefesio arquitectónico que mientan Ciudad Banesco y le lleve a Satanás como trofeo la cara de pajúo de Juan Carlos Escotet.

jueves, 26 de junio de 2008

Apuntes de un drama adolescente

Hay fotos de fotos. La que me acaban de enviar parece una promesa. Es una foto vieja, viejísima de grupo. Son los 15 años de Gene, la niña vestida de princesa que cargan los muchachos al centro de la foto, todos ellos van formales. Nosotras de gala, lindísimas. Todos parecemos felices, definitivamente la pasamos bien. Fue un buen día.

Los recuerdos dicen que éramos muchos, demasiados y andábamos juntos, siempre, para todas partes como una célula de gente en edad escolar con problemas para manejar sus hormonas y emociones; sobredimensionar las situaciones; arrebatarnos de alegría; llorar con desesperación, amar y odiar hasta el paroxismo y vivir con intensidad.

Con una agotadora intensidad, hay que decir, porque después de que todo terminó, cuando La Patota, como nos llamaban, no fue más, desarrollé una fobia terrible a los grupos grandes donde todos son amigos y se llaman tres veces por semana. Era casi un delirio de persecución. Era miedo, sobre todo, a una reedición de mi Dawson´s Creeks de quinceañera cuando todos hablábamos a la vez, reíamos a la vez y llorábamos (las niñas al menos) como si la vida se nos fuera a acabar apenas dejara de llover.

De esa época eran las fiestas en casa de mi papipapi*, los desfiles militares de los muchachos, los sábados de confirmación, el transporte, las caminatas por La Concordia y San Juan, los problemas con las lame, los primeros besos y las heridas, porque también nos hicimos daño y luego que nos volvimos un delta mirando al mar, olvidamos pedir perdón.

Pero esta no es la oportunidad. El Facebook da para todo, pero no para eso. Ya no hay tiempo de ficcionar un “qué hubiera pasado si” e inventarnos otra historia. A lo sumo volver a conocernos, tan distintos ahora después de tantísimo tiempo, pero cualquier intento de rescate sería una burla, una afrenta, una hipocresía, porque el encanto de los naufragios es su ruina, están allí para añorarlos por irreales. Porque lo que fue ya no es y allí hay belleza.

Por eso todos los reencuentros están destinados al fracaso, porque los reencuentros son la realidad y yo prefiero recordarlos como en la foto, como una promesa.

*El único hombre en el mundo, aparte de mi progenitor, al que le digo “papi” en honor a todas las parejas cursis de “papis” y “mamis” que pululaban a nuestro alrededor. Te quiero OS.

miércoles, 28 de mayo de 2008

¿A qué huele el barrio?

Acabo de llegar de una pauta en la parroquia La Vega con un olor pegado en la punta de la nariz. En la entrada del callejón Oriente el señor Mendoza me explica el proyecto de aguas servidas que se logró canalizar debajo de las escaleras y yo estoy, de repente, en el callejón La Fe, en los Magallanes de Catia, subiendo para casa de mi abuela con ese olor entre pecho espalda. Es impresionante. Por mi madre que es el mismo olor. No es de avenida, ni de calle, ni de bloque. Es la marca que deja la lluvia en las paredes de concreto y baja por las escaleras hasta que el callejón cambia de nombre y de dueño. Huele a gente y a tierra que vibra debajo del cemento. No tengo todas las palabras. Ahora voy a sentarme a escribir una crónica feliz, con la ilusión de que al terminar, alguien me pueda decir si ha percibido, alguna vez, el olor que tengo pegado de la nariz.

El detalle que faltaba

-¡Bestia! ¿Eso en la boca del “efectivo policial” a la izquierda es una sonrisa?

- No Nina, es la naturalización de la muerte


domingo, 25 de mayo de 2008

Mangos verdes


Comprando mangos de la temporada se me ocurre preguntar: ¿están maduros? El vendedor responde: Como el amor, señorita. Pocas veces estuve tan de acuerdo con una metáfora pero, antes de usarla ¿podría alguien ¡por favor! recordar las hilachas entre los dientes?

viernes, 16 de mayo de 2008

Urgencia

Había visto, alguna vez, eso que haces con las manos. Algunos momentos de algunos días sirven para preguntarse qué fue de tu manera de pintar y eso que haces con las manos y los ojos. Qué bonito pintas con los ojos. Me atrae tu manera de mirar y de mirarme cuando te gusto al contraluz. Quisiera besar la forma en que me miras, pero sobre todo quisiera verte volver a pintar.

martes, 29 de abril de 2008

Antes de morir quisiera...

1.- Tener una hija.
2.- Conocer a mi abuelo materno en su viñedo francés.
3.- Leerlo todo, en la mayor cantidad de idiomas que pueda aprender.
4.- Graduarme un montón de veces de un montón de cosas, incluyendo, por supuesto, una academia de baile y un doctorado en alguna ciencia social.
5.- Diseñar ropa.
6.- Tener ese cargo público importante e influyente en mi país que tanto quiero. No antes de morir, antes de los 30.
7.- Trabajar en un oficio práctico y útil, casi de hombre, como alfarería, manufacturas o explotación petrolera.
8.- Levitar.

Gracias a Perfecta que me pasó el meme*. Hágalo quién quiera dejar constancia de algunas de las expectativas que tiene para su vida, antes de que se acabe el tiempo.


*por cierto, leyendo la tesis de una amiga encontré la definición exacta de meme. Tiene que ver con algo que llaman "comunicación viral". Otro día se los traigo.
** si se vale pedir cosas imposibles me encantaría ir a la ceremonia del Nobel del brazo de un homenajeado Philip Roth y aparecer en la portada de Vogue.

miércoles, 16 de abril de 2008

(Paréntesis)

Hoy, el día más caluroso del año y con la tesis caminado sola, es preciso hacer un paréntesis para abrazar a la más chiquita de mi parranda de amados sobrinos:


¡FELÍZ CUMPLEAÑOS HERMOSA AMANDA!

Te amo como a la vida que te brota de lo ojitos. Es lindo que vivas. Es tan lindo y feliz que vivas. ¡Eres la primavera!

miércoles, 19 de marzo de 2008

Facebook o El Fin del Amor (I)


Cual Fukuyama caribeña me aventuro a predecir (o a llover sobre mojado) el fin del amor tal como lo conocemos. Esta generación ha despachado por la puerta trasera una de las motivaciones más grandes de los seres humanos en materia amorosa: el misterio.

Para el amor en general es el fin de mejores tiempos. Ya venía sospechando el impacto de la tecnología en las relaciones humanas, cuando una amiga me contaba de la comunicación de las parejas que tenían teléfono en la época del monopolio Cantv:

Lunes

-¿Aló? ¿Por favor con fulanito?

-No mija él no está

-Gracias, dígale que lo llamó sutanita

Martes

-Aló buenas tardes, se encuentra sutanita

- Acaba de bajar al abasto, ¿le quiere dejar un recado?

-Si, que fulanito quiere hablar con ella

No era sino hasta el miércoles o jueves que los enamorados hablaban dos minutos para acordar la cita a la que llegarían puntuales y sin falta, porque no había manera de disfrazar el embarque con mensajitos de texto. Sin dramas, sin histerias, sin “síndromes de la máquina contestadora”, sin mentarle la madre a la operadora de Movilnet.

Pero para las mujeres en particular la evaporación del misterio es una pérdida invaluable. Porque no hay ilusión que resista el “instante cero”: todo dicho, todo explorado, todo vivido, todo mostrado y apaguen la luz. Algunos, de hecho, lo llaman “matrimonio.”

Nosotras hemos perfeccionado por siglos de manera inconsciente prácticas de seducción para perpetuar la especie y disfrutar del amor. Pero estamos a punto de encestarlo en la basura con sólo un click.


Continuará...

viernes, 7 de marzo de 2008

Arrocera

Como vamos de arroceros a un conflicto bélico donde nadie nos invitó, no pasa nada si uno se autoinvita a un meme ¿no?. Éste fue particularmente divertido . Un poco obstinada en la oficina y harta de transcribir entrevistas hice rapidito la lista de las veinte canciones aleatorias y al hacer el match con las categorías, resultó esto:

Créditos iniciales: Summertime versión de Aretha Franklin y Louis Armstrong

Despertar: These are the days of our lives Queen (increíble)

Primer día de clases: Mayor que yo Daddy Yankee (Qué desagradable acordarme de profesores sádicos)

Al enamorarse: Homenaje a Papo (¡Claro!)

Escena del beso: Rehab Amy Winehouse

Canción de pelea: Love me do The Beatles (una pelea divertidísima, absurda y en ff)

Ruptura: La Pastillita Chino y Nacho

Graduación: I knew you were waiting Aretha Franklin y George Michel (me quedé loca de lo bien que cuadra: when the river was deep i didn’t falter
when the mountain was high i still believed
when the valley was low it didn’t stop me, no no
i knew you were waiting
i knew you were waiting for me)

Mi Gran ruptura: Me estoy enamorando Jerry Rivera

Conflicto mental: From me to you The Beatles

Reconciliación: I Can`t live with you Queen (¡guao!)

Flashback: Anything goes Ella Fitzgerald

Boda: Ojalá Silvio Rodríguez

Nacimiento de mi hija: You and Me The Cranberries (mejor imposible, es una de mis "másfavoritas" en la vida)

Pagando deudas: Ganas de ti Jorge Drexler

Momento del triunfo final: Le Moulin Amelie Soundtrack

Escena de muerte: Si te has de marchar Los Adolescentes (qué cómico)

Escena de funeral: Tiburón Rubén Blades

Escena pasional: Fiebre de sábado en la noche Proyecto 1

Créditos finales: Smile Lily Allen


Las reglas del meme son:

1. Abre la biblioteca de tu reproductor de audio y video predilecto
2. Aplica la modalidad Shuffle o Aleatorio
3. Presiona Play o Reproducir
4. Por cada ítem, responde con la canción que se escuche
5. Cuando vayas a responder la siguiente pregunta, presiona el botón Next o Siguiente
6. No mientas... por más vergonzoso que resulte

domingo, 2 de marzo de 2008

Salve Tesis. Declaración de principios

Últimamente, todo pareciera circunscribirse a ese momento. Después de la defensa: la dieta, los ejercicios, los viajes, los afectos, las noches de luz en Tokio y las magníficas resacas que deja la felicidad depositada en los hombros de un instante. En definitiva, después del grado, pues, la vida

Cuando falta un mes y contando para la entrega final nos reprochamos cada momento dedicado a otra cosa, éste por ejemplo, nos costará varias uñas descorchadas y rizos suicidas. Por ello y en pro de nuestra salud integral, los “Tesistas Unidos de Venezuela”, asociación creada con fines de lucro, goce, publicidad y tragos gratis, de carácter anárquico, postrevolucionario y antiemo, nos hemos declarado en sesión permanente para brindar apoyo logístico, espiritual, emocional (nunca académico), en la medida de nuestro restringido tiempo y con las limitantes propias de toda víctima de la tirana Tesis, a todos aquellos compatriotas que deseen fervientemente ingresar al grado de Comunicadores Sociales (UCV) de julio del año en curso.

Para tal fin hemos dispuesto de un contingente de frases cliché hechas a la medida de los miedos recurrentes de nuestros más desequilibrados miembros fundadores, que haremos llegar diligentemente vía mensaje de texto, correo electrónico, blogs, faceboock y messenger cuando se activen las alarmas: fechas de entrega, designación de jurados, problemas con la impresora, máquinas guindadas en plena corrección final, pérdida total de pendrives o memorias, entre otras tantas. Sin embargo, nos complace anunciar que seguimos trabajando en la solución esotérica para el conjuro de estos males.

Así mismo, organizamos conferencias telefónicas, vía fibra óptica Cantv, compañías de telefonía celular o comunicación vía IP, a eso de las dos de la mañana cuando las sesiones de trabajo deriven en una lluvia de incoherencias y risitas marihuaneras, necesitando, con urgencia, desde el otro lado de la línea la certeza de que no estamos solos.

Queda suspendida, temporalmente, nuestra asistencia a todas las fiestas prograduación y demás guateques que organizan amigos en nuestro nombre con las mejores intenciones. Beban por nosotros CDSM.

Respaldamos abiertamente las acciones de nuestros compatriotas, compañeros y camaradas ya graduados que con su ejemplo de constancia nos han inspirado profundos sentimientos de admiración. Han tocado nuestras fibras más hondas: “no puede ser que se haya graduado primero que yo.”

Reivindicamos nuestro derecho al almuerzo familiar postgraduación, a vivirnos las rumbas de nuestros amig@s más pudientes, a que nos paguen el salario de profesionales que hace tanto estamos mereciendo, a tomarnos y publicar en el space millones de fotos, a culminar (con música épica de fondo) lo que hemos bregado durante tantos años y amanecer ebrios en alguna playa de la costa aragüeña.

Los tesistas rezagados de la promoción del 2008 nos unimos en una sola voz para disfrutarnos al máximo la hechura de la tesis como el último trayecto de un viaje fabuloso. Porque quizá alguna vez diremos, como muchos, que los años universitarios fueron los mejores de nuestras vidas, aunque consideramos reduccionista esta sentencia, sólo pedimos a la Reina Tesis nos deje probar las mieles del fin de la mejor de las épocas.

A los 2 días del mes de marzo, menos de 30 para la entrega, suscribimos los abajo firmantes

TUV

lunes, 11 de febrero de 2008

Vender la patria

Para los eternos confundidos, empezaremos aclarando que este post no se trata sobre las declaraciones de hace semanas del recién estrenado Ministro Rodríguez Chacín sobre los familiares de secuestrados venezolanos, en poder de la guerrilla colombiana, que pidieran ayuda al gobierno de Colombia y serían llamados traidores a la patria, porque uno por su familia vendería hasta los órganos vitales.

Sino, más bien, de una práctica que se está volviendo costumbre en algunos sectores: en el camino de desprestigiar al gobierno se llevan por el medio los valores, la identidad y el orgullo nacional. Lo decía Leopoldo Puchi la semana pasada en su columna de El Nuevo País, posteriormente reproducida por El Tiempo:

“¿Qué necesidad hay entonces, para oponerse a Chávez, de atacar también aquello que le conviene a Venezuela, independientemente de quién esté gobernando?”

Un poquito de mesura no le vendría mal a los extremistas, algo de sindéresis y una gran dosis de amor por la patria, para variar. Dirán los más temerarios que el verdadero “amor por el país” se demuestra oponiéndose a éste gobierno que es más malo que volverlo a decir. Cada quién hace su choza como puede, lo que es inconcebible, desde mi venezolanidad y cariño por la tierra que piso, es el regocijo bastardo en las tragedias de la nación.

El caso de PDVSA, por ejemplo, es grave. Desde los tiempos de El Cabito una empresa extranjera no se metía con nosotros directamente donde más nos duele. Y aunque los abogados y negociadores del país andan haciendo maromas para que otras empresas en la situación de Exxon no continúen el litigio contra Venezuela, ninguna se querrá perder su parte de la tajada amparadas bajo la nueva jurisprudencia.

Yo sí deseo profundamente que ganemos la pelea y le demos una patada a las transnacionales. Me importa un bledo cómo quede el presidente y sus ministros ante ese triunfo, porque lo ideal era que nunca hubiéramos tenido que pasar por esto y eso no se me va a olvidar. No se la perdono a Ramírez en mil años, porque algo tuvo que haber fallado en las transacciones de la Faja. A éste nivel la ineficiencia debería cobrarse en horas de vida.

El asunto es que desde la primaria nos inyectan que la economía del país se sustenta en el petróleo, nos aprendimos los nombres de las cuencas de memoria, estamos hechos de oro negro y se nos nota hasta en la forma de caminar. Entonces, bienes de la nación corren el riesgo de ser confiscados por una decisión judicial y hay quienes pasan la página con un dulcito de lechosa. Olvidando, no sólo que quien le pega a su familia se arruina, sino que PDVSA, fuera del chiste propagandístico del gobierno, en serio es de todos.

domingo, 10 de febrero de 2008

Contra ella


Vuelve con él. Vuelve con él porque te quiere. Digo te quiere, pero te ama. Me dijo “no te juegues con esto porque la puedo perder” y se le quebró la voz. Vuelve con él porque se le quebró la voz. Porque te quiere desde hace tanto, y sufre. Me molesta que sufra, porque es tan bueno. Reconoce sus errores y se disculpa de corazón. Vuelve con él, con su hermoso corazón. No te ha hecho nada malo, vuelve con él. Garabatea palabras en una hoja y me hace preguntas difíciles de responder, ya no sé qué decirle. Sólo me queda pedírtelo de frente porque, además, sé dónde vives y se me están acumulando las ganas de ir a partirte la cara.

miércoles, 6 de febrero de 2008

Tu fragancia, tu manera


Las mujeres podemos hablar mucho de perfumes. Mucho y seguido, si hay chance. Entrar a una perfumería, tomar un puñado de granos de café y empezar a imaginar momentos a partir de una fragancia es una deliciosa experiencia femenina. Evocamos una situación ideal con uno de los sentidos más subestimados y lo transformamos en palabras.

Poetisas de las marcas, tenemos categorías definitorias, cánones. Por ejemplo: los Channel, huelen a gente grande y los Armani a la zorra exquisita que todas llevamos dentro. Escogemos perfumes por lo que nos hacen sentir. Cuando olí el Nina por primera vez, guiada hasta la perfumería por la curiosidad y la cuña, le dije a mis amigas: “Huele a domingo por la mañana en La Estancia” y como me faltaba un perfume cítrico con gusto a limón y a Lolita… voilà.

El caso de los hombres no es tan distinto. A todos les gusta lucir bien y eso incluye, cómo no, su fragancia corporal. No tengo idea de cómo los escogerán, pero tengo el presentimiento de que a la mayoría se los regalan las mujeres de su vida. Y para una mujer la única condición para un perfume masculino es “que huela a hombre.” Así que de entrada quedan descartadas todas las variaciones for men de las líneas de productos de celebridades que apenas alcanzan a oler a plástico.

Hay perfumes para caballeros imbatibles. De esos que literalmente “bajan las pantaletas” como el Aqua de Gio, el Emporio, el Individual de Mont Blanc o el Red de Perry Ellis. Puros tiros al piso. Pero ese “olor a hombre” que buscamos va más allá. He de confesarlo en nombre de todas las mujeres del mundo, señores, por encima de todo, amamos su olor natural. Cosas del instinto. Si hay un momento del día en que pueden sentirse irresistibles es cuando salen de la ducha y provoca dejarles un beso en la clavícula que les alcance todo el cuerpo.

Mis recuerdos asociados al olor masculino pasan por el Hugo Boss y el Swiss Army que usaban mis amigos en las fiestas de quince años, que a mitad de noche, en plena sesión de salsa, se matizaba con el gel Rolda y su sudor, resultando una mezcla distinta, nunca mala, sólo su olor. O la vez que viaje hasta Cabruta del Orinoco enfundada en el sweater de mi mejor amigo para no sentirme sola. O cómo paso días sin lavar esa camisa que olvidaste en mi casa y a veces la uso para dormir.

Allí está chicos, para conquistar el mundo basta con bañarse y un empujoncito con el perfume que no le hace daño a nadie. El consejo y las flores van por cortesía de la casa, para que suban esos ánimos de cara al 14 de febrero, porque pocas veces les decimos en público lo importantes que son para nosotras, a pesar de lo difícil que debe ser bajar una pantaleta.

viernes, 25 de enero de 2008

Echar raíces

En nuestro empeño de demolerlo todo, diría Cabrujas, los caraqueños nos llevamos sorpresas que quitan el aliento. Detrás de los puestos de buhoneros en Capitolio, derrumbados hace poco, estaba ésto:



Escombros de los puestos de buhoneros desalojados. Capitolio.


miércoles, 16 de enero de 2008

Amistías

Por culpa de un tropiezo en la salud de un miembro de la familia, ha llegado a la capital una legión de mujeres llaneras con la sabiduría prendida en los ojos y las manos. Las tías se hospedan en mi casa y me levantan antes de las seis de la mañana con el aroma a café recién colado, como si Dios me hubiera regalado la reedición diaria de un buen sueño. Llevo una semana desayunando guarapo, buscando en cada sorbo el sabor extraviado del café que mi mamá preparó todas las mañanas mientras le duró la vida.

Las tías se adueñaron de la casa con autoridad de matronas diligentes. Prepararon almuerzos en una cocina amnésica de sabores y olores, llenaron la nevera, removieron el estante de las especies y me reencauzaron, en pocos días, en una senda de mejores costumbres: al menos he retomado el hábito de tender la cama antes de salir.

Hablan cantadito y duro. Dicharacheras, amables, jodedoras, alegres a pesar de los tantos años, mis tías son un encanto de gente. Están empeñadas en enseñarme a cocinar, pero no logro atraparles la sazón que ha cultivado en fogones repletos de historias viendo pasar una generación tras otra desde antes que el mundo fuera mundo.

En las palmas de las manos llevan escritas las medidas de la sal, el azúcar, el café y todos los sabores de la tierra. Me tiene fascinada ese candor con el que aún ven la vida y, a la vez, el temple con que la enfrentan. Criadas llanos adentro, tienen el carácter de las potras zainas, la dulzura de las abuelas eternas y la paciencia de los atardeceres del llano cuando el sol de los venados hace palpitar las pupilas.

Quizá obnubilada de tanta compañía he comenzado a tener visiones sobre mi futuro. Por primera vez me vi anciana, lejos de todo el ruido que tengo planeado para mi vida, en una casa de puertas eternamente abiertas, llena de familia, con corredores donde guindar hamacas para ver pasar las tres de la tarde, tomando café a cualquier hora, con un esposo arrugadito y achacoso que me diga “viejita” y nietos vivaces para consentir hasta la malcriadez. Envejecí en una novela de Gallegos y no estuvo mal, al menos es preferible a una desgarradora ancianidad de Roth.

El caso es que sigo viva después de la visión del inminente deterioro físico que me regalará la muerte si decide pasar de largo, pero ha nacido una nueva preocupación: no puedo ser una abuela mediocre, al menos tengo que aprender a cocinar.

miércoles, 2 de enero de 2008

Los cambios

Todos los horóscopos lo dicen: a los Tauro no les gusta cambiar. Es cierto, no me gusta. Me fastidia, me pone tensa y nerviosa, me descontrola y si hay algo que me gusta menos que cambiar es perder el control. Obsesiva, controladora, aferrada a la seguridad, anclada en la tierra, Tauro pues.

Para mi vida, prefiero la armonía de las cosas que permanecen y se transforman de acuerdo a su devenir natural. Lo que fluye. Lo que inicia y concluye porque así ha de ser. No me opongo a los procesos, ni a los progresos, ni interfiero en los cursos de las corrientes. Me gustan los resultados de un asunto cambiante, aplaudo el después. Como ven, me gustan los cambios, lo que no tolero es cambiar, las transiciones, los momentos cumbres, las etapas finales, los seis meses de reconversión, los días de espera porque todo vuelva a su cauce: interesantes y emocionantes para los demás; desastrosos y angustiantes para una buena Tauro.

Por eso mis cambios son ran plan, un pestañeo, un aleteo de colibrí, zuaz, de golpe y de porrazo también, porque las cosas abruptas duelen un mundo. Cuando tenía cuatro años aún era adicta al chupón, un día después que mi cuñado me augurara una vida sin novio por la deformación dental caminé resuelta hasta los pipotes de basura y nunca más supe del asunto. (Si, además, irremediablemente vanidosa.) A los nueve, por ejemplo, regalé toda mi colección de Barbie´s en un arranque de “madurez” preadolescente. Y así sucede todavía.

“Todos los días es una oportunidad para cambiar” es una máxima de la autoayuda, yo prefiero “cambiarlo todo en un día”, ésa es mi declaración de principios.

Por eso los rituales de fin de año de remover recuerdos, botar inservibles, regalar ropa, limpiar a fondo (casa y alma) y tomar resoluciones me son tan comunes y habituales. El instante en que todo cambia es liberador y reconfortante. Por algo la tierra se quema antes de sembrar. Ortodoxo pero eficaz.

Así que este año mi deseo para todos es que tomemos algo que queramos cambiar, una sola cosa y la cambiemos, a nuestro modo, como estemos acostumbrados, como nos haga sentir mejor pero cambiemos. Aunque duela, moleste o fastidie: cambiemos.

Desde aquí lo hacemos a mandarriazos, si tiene mejores alternativas, deje un comentario…

Feliz Año 2008