domingo, 20 de mayo de 2007

La bella Amanda

La bella Amanda cumplió años por esos días en que yo andaba peleada con el mundo porque iba a envejecer. A Amanda, la brillante, no le importan las edades humanas porque los ojitos le sonríen todos los días aunque esté dormida.
A Amanda, la que vuela, se le ocurrió venir al mundo un día de mediados de abril bajo el signo de Aries hecha una lucecita plateada. Por aquel tiempo no sabíamos que iba a ser Amanda La Grande, así que la llamamos de cualquier forma. Creo que no nos perdonó el error porque nadie podrá olvidar jamás su nombre musical que huele a flores. Tampoco su forma sencilla de explicar misterios y sus dibujos fantásticos que tienen forma de imaginación.
La más pequeña del clan, botoncito de oro, nariz de tulipán, comparte con sus hermanos y primos el inmenso poder de girar el mundo al derecho y al revés. Porque son la mejor expresión de nuestros mejores deseos. Son nosotros en potencial. La única forma de hacernos verdadero daño.
A los hijos y sobrinos uno les va atesorando los recuerdos para cuando vengan a buscar respuestas. Los de Amanda están diluidos en ese olor a bebita que no se nos despega de la nariz, en sus abrazos tiernos y sus salidas auténticas, memorables. En eso que es inmenso e inefable. Amanda, la loca, la loca perfecta, la loca nunca cambies, nunca te vayas, nunca te enamores de un imbécil o cuando lo hagas ven a contármelo, porque las tías tenemos más licencia de amigas que las madres. Amanda mia, sigue creciendo con olor a nuevo y que lo malo no te alcance, deja que me llegue a mi primero.

5 comentarios:

flequillo dijo...

Simplemente hermoso

Acuario Escritor dijo...

... por qué no me tocaste como tía?

Regina Falange dijo...

Vaya lindura..Eso de que las tías tienen licencia de amigas y el final ("que lo malo no te alcance, deja que me llegue a mí primero") me arrugaron las pepas de tamarindo de los ojos...

Divino!Esa sobrina ha de sentirse orgullosa de la tía que se gasta y de lo que le escribe...

Un abrazo

elchamodel114 dijo...

Bello. Un texto hermoso!
Besos!

*.+.*Mari*.+.* dijo...

Bellísimo, sin palabras...