miércoles, 7 de febrero de 2007

Los hombres "proyecto"

A mis amigas, con amor aunque no parezca

Los hombres proyecto son un caso perdido. Son los que tienen algún problema de comportamiento, con las drogas, el alcohol o ambos, los que no se terminan de deshacer de su ex, los que viven en un eterno y nunca concretado divorcio, los que no tienen amigos o los que tienen “amigotes”, los que se pelearon con el compromiso o le tienen alergia a la fidelidad. Esos, los que algunas mujeres atraen (atraemos, porque uno no puede escupir para arriba) como moscas de la fruta.

Ellas racionalizan el asunto con argumentos risibles: “Él me prometió que va a cambiar”, “tuvo una infancia difícil”, “en el fondo es muy dulce”, “lo que le hace falta es amor.” Creen firmemente que son rescatables, reformables, recuperables, como una plaza pública. Tener un hombre proyecto es como invertir en la ciudad a orillas del Orinoco: podría ser un éxito, pero es una ficción.

Pierden el tiempo, años incluso, utilizando sus mejores y peores armas: gritan, pelean, trancan el teléfono, consienten, persiguen, manipulan con el sexo, vuelven a gritar, les recomiendan un psicólogo, los llevan al psicólogo, se sientan a hablar del tema por horas, hablan suavecito, los ignoran, los aconsejan, gritan, lloran, sufren, se emborrachan, los odian, los aman, vuelven a hablar del tema y un etcétera interminable. Con toda la energía que desperdician en los proyectos imposibles ya hubieran encontrado la cura del cáncer.

Las amigas nos sabemos la historia de cabo a rabo y nunca nos ha gustado el susodicho. Pero no importa cuántas veces le digamos que no vale la pena, que se merece algo mejor, no pasaremos de ser una cuerda de envidiosas.

Muchachas, si necesitan un proyecto, armen un rompecabezas de mil piezas, aprendan una lengua indígena, recojan firmas para revocar a Bernal, ayúdenme con mi tesis, trabajen en el reordenamiento del territorio, cómprense un canario o abran un blog para escribir pendejadas, como éste, y dedíquenme un réplica divertida con la gracia de reírse de su reflejo, o indignada porque nunca se imaginaron que yo fuera tan envidiosa, casquillúa y malamiga. Pero aléjense del "proyecto" o disfrutenlo como es, sin emprender la epopeya de convertir a un sapo bebedor en el tipo de sus sueños.

8 comentarios:

Kys dijo...

Amiga esa es la pura verdad!!!! y como te conté ayer yo tuve mi proyecto y puedo dar FE de que solo se quedan como tu bien los llamaste en PROYECTOS...... No pierdan su tiempo.

Una que fue una Arquitecto Frustrada.

JuliaCaesaris dijo...

Mi réplica en lasromanitas.blogspot.com

( A riesgo de perder la edificación)

Fran Monroy Moret dijo...

Se lo voy a recomendar a alguien que quiero que tiene año y medio con su proyecto.
Falta mes y medio para su boda y la verdad sabemos que ese proyecto va a ser estéril.
Una lástima.

Bruja dijo...

no entendi el ultimo parrafo..=S

epa pero yo estoy luchando (infructosamente) por desaserme del repapito Proyecto de hombre que tengo serca...como hago? no puedo =-(

Nina dijo...

Queridas arquitectos de hombres: DESISTAN!!
Ya Kys aprendió la lección y Julia está en camino "a punta de carajazos"
Fran: ¡SUERTE! aveces sólo nos queda apoyar.
Bruja: Le puse el colofón al último párrafo, estaba mal escrito. Pero en síntesis la cosa es que se busquen un mejor proyecto que hacer cambiar al hombre. Y con el tuyo SUERTE, aunque siempre sirve meter su nombre en un frasquito de compota lleno de pimienta negra entera o de miel si lo que quieres es endulzarlo.

Jeanfreddy dijo...

Perfecto! me causó envidia :) esto si es un post. Me gustó la metáfora de la plaza pública.

LuisCarlos dijo...

Creo que a tu tesis le puedo presentar esta antítesis.

La escribió Carolina Espada y si ella lo dijo, algo de razón (y ternura) debe tener. La conseja.

No jile!

Aunque respondiendo yo en persona, diría que la mujer más triste es la mujer resignada...

(otro texto de ñapa, De mujer a mujer

Quetecotopereque dijo...

Réplica o lugar de pendejadas parecido!!!

www.quetecotopereque.blogspot.com


Por una Venezuela libre de proyectos infructusos!!!

Las del Quetecotopereque